evidencias locales nacionales internacionales
-A   A   +A
Paul Strand: el murmullo de los rostros
13:05 FOTOGRAFÍA  
Las imágenes que Strand creó a lo largo de seis décadas dan constancia de sus aportes al desarrollo de la fotografía como arte propositivo y trascendente.

Ciudad de México, enero 13 de 2014. (COMUNICA).- Neoyorquino de nacimiento, descendiente de una familia con raíces en Europa del Este, residente de media docena de países ubicados en tres continentes, habitante de un pueblo francés en el momento en que sus ojos se cerraron para siempre, Paul Strand Amstein (1890-1976) hizo de su notable talento para la fotografía el mejor pasaporte para convertirse en ciudadano de un mundo sin fronteras.
 
s

Las imágenes que Strand creó a lo largo de seis décadas dan constancia de sus aportes al desarrollo de la fotografía como arte propositivo y trascendente. Son asimismo expresión duradera de la manera en que los recursos de esa disciplina –que se extendió a los terrenos del cine y la edición de libros– le sirvieron para descubrir y celebrar su pertenencia a un universo constituido por tramas sutiles e infinitas. La tornadiza apariencia de los objetos cotidianos, las formas vegetales, el aliento de los paisajes desérticos y la vida de la gente común, fueron temas que atrajeron la mirada de Paul Strand, caracterizada por su austeridad y rigor compositivos, y su deseo por acceder a lo sustancial.
 
s

Vinculado en sus inicios al movimiento vanguardista que reclamó para la fotografía una visión directa y sin mistificaciones de la realidad, Strand condujo su trabajo hacia la valoración del paisaje como manifestación de fuerzas primigenias y del retrato como vínculo con la memoria social. Su primera estancia en México, entre 1932 y 1934, fue crucial para que definiese el sentido político de sus oficios como documentalista y fotógrafo, mediante los que impulsó una agenda opuesta al fascismo y al racismo, y a favor de la dignidad de las clases subalternas.
 
w

El murmullo de los rostros se propone como los itinerarios que Strand siguió en las dos ocasiones en que estuvo de paso por la república mexicana –la segunda de ellas sucedida en 1966–, documentando tanto el contexto histórico en que se dieron esos viajes como las relaciones que los mismos pusieron en movimiento. Se ha asumido el doble sentido en que, a fin de cuentas, se dieron esos recorridos: los viajes de Paul Strand a México, pero también los de nuestro país en la obra y memoria del fotógrafo estadounidense.
 
d

El trabajo del fotógrafo en México documenta el paulatino acercamiento de Strand a un país donde se mezclaban lo viejo y lo nuevo, las jícaras y las estaciones de gasolina. Acaso el mayor mérito de esa aproximación, sustentada sobre todo en la realización de retratos de habitantes de comunidades rurales, sea la manera en que hizo a un lado la parafernalia con la que se construyó, en los años veinte y treinta del siglo pasado, un México pintoresco destinado a congraciarse con la mirada de los turistas y a servir como ilustración de la retórica oficial. No hay en la fotografía mexicana de Strand ni máscaras ni pirotecnia ni trajineras floridas: solamente el poder evocativo de la presencia humana y de las obras materiales que hablan por ella, dejando que el tiempo se acumule y sedimente.
 
d

Al tiempo que con sus cámaras fotográfica y cinematográfica registraba algunas de las fisonomías y realidades del México posrevolucionario y precardenista, Paul Strand radicalizó su pensamiento político y redefinió los propósitos de su trabajo artístico. Sus reclamos a favor de la transformación del orden establecido, que le alejaron de manera definitiva de las nociones del arte como quehacer solipsista, tuvieron clara expresión en los documentales fílmicos que realizó en los años treinta y cuarenta del siglo pasado.




AD


Esta es una opinión de los internautas, no de COMUNICAcampeche.com
No esta permitido publicar comentarios contrarios a los de las leyes mexicanas o injuriantes
Nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Avísanos de comentarios fuera de tono
Normas para comentar en COMUNICAcampeche.com
Las fotografías de Paul Strand