evidencias locales nacionales internacionales
-A   A   +A
Adiós a José Emilio Pacheco
11:33 LITERATURA
La tarde de este domingo, aproximadamente a las 18:30 horas, falleció el poeta mexicano José Emilio Pacheco a causa de un paro cardiorespiratorio, según declaraciones de su hija, Laura Emilia Pacheco.

Ciudad de México, enero 27 de 2014. (COMUNICA).- La tarde de este domingo, aproximadamente a las 18:30 horas, falleció el poeta mexicano José Emilio Pacheco a causa de un paro cardiorespiratorio, según declaraciones de su hija, Laura Emilia Pacheco.

jose

De acuerdo con el mismo José Emilio, el pasado viernes sufrió una caída tras tropezar con algunos libros en su estudio, lo que le originó un fuerte golpe en la cabeza y fue internado en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”.

El también narrador, ensayista y periodista ingresó este sábado al hospital, y aunque su hija Laura señaló que su padre se mantenía estable, seguían a la espera de los resultados de su evolución; al medio día de este domingo apuntó que el poeta había pasado una noche tranquila.

“Con enorme pesar tengo que decirles que mi padre murió hace unos 20 minutos. Se fue muy tranquilo, se fue en paz, murió en la raya como él hubiera querido”, dijo Laura Emilia Pacheco al dar a conocer la noticia del deceso de su padre.

Durante su estancia en el hospital lo acompañaron en todo momento sus dos hijas y su esposa, la periodista Cristina Pacheco.

José Emilio Pacheco, de 74 años de edad, será velado este lunes 27 de enero, al medio día, en El Colegio Nacional.

Decía José Emilio Pacheco que la verdadera preparación la obtuvo en las calles durante los prolongados paseos por la ciudad de México que hacía junto a sus amigos, entre ellos el cronista Carlos Monsiváis.

Nació en la ciudad de México el 30 de junio de 1939. Hizo estudios en Filosofía y Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde más tarde sería docente.

Comenzó su carrera literaria siendo aún muy joven como editor de la revista Medio Siglo; junto a Monsiváis participó en el suplemento de la revista Estaciones y fue secretario de redacción de la Revista de la Universidad de México, México en la Cultura y del diario Novedades. También trabajó como jefe de redacción de La Cultura en México, suplemento de Siempre!

En 1958, con sólo 20 años, su nombre se hizo presente en el panorama literario con La Sangre de Medusa, un cuento corto que apareció en la colección “Cuadernos del Unicornio”, del también su amigo Juan José Arreola.

El mexicano era gran conocedor de la obra de Jorge Luis Borges, perteneció a la Generación de los 50 y es considerado una de las figuras indispensables de la literatura mexicana. El autor de No me preguntes cómo pasa el tiempo recibió en 1969 el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes por dicho poemario, y en 1967 el Premio Magda Donato por la novela Morirás Lejos. En 1973 su obra El principio del placer le hizo acreedor al premio Xavier Villaurrutia.

Desde 1986 formó parte del El Colegio Nacional gracias al ensayo A ciento cincuenta años de la Academia de Letrán, también fue miembro del Seminario de Cultura Mexicana. Durante la década de los 90 fue galardonado con el Premio Nacional de Ciencias y Artes (1992) y fue nombrado creador emérito del Sistema Nacional de Creadores Artísticos (1994).
Intelectuales como Vicente Leñero, Elena Poniatowska, Silvia Molina y Hernán Lara Zavala comparten la idea de la influencia del mexicano en la literatura latinoamericana y la gran aportación que hizo a la cultura lingüística de hablahispana. Pacheco retrata en cada uno de sus textos la riqueza cultural de México y sus diversos contextos sociales, en los que uno de los temas principales es la capital.

En 2003 obtuvo el Premio Internacional Octavio Paz de Poesía y Ensayo; al año siguiente fue galardonado con el Premio Internacional Alfonso Reyes. En 2006 se hizo parte de la Academia Mexicana de la Lengua como miembro honorario; en 2008 obtuvo el Premio Nacional de Periodismo por Divulgación Cultural, además del Premio Malcolm Lowry por trayectoria en Ensayo literario. Un año más tarde ganó el Premio Cervantes (2009) por su aportación al enriquecimiento del legado literario en lengua española, y se colgó la Medalla de Oro de Bellas Artes. Fue en 2010 cuando la UNAM le concedió el Doctorado Honoris Causa por ser “figura central de la poesía en español de los últimos 50 años”. Fue en este mismo año cuando el escritor depositó varios objetos en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes, la que se tiene programada su apertura para 2110, 100 años después, con motivo, en palabras del propio José Emilio, de que en cien años todos supieran quién había sido él.
 




Figuras como Octavio Paz, Eduardo Lizalde y Hernán Lara Zavala puntualizaron la importancia de las letras de José Emilio Pacheco como un escritor del “no”, del tiempo y de la propia historia; conocedor del pasado latinoamericano, de la literatura española, mexicana e internacional; un crítico de su propia poesía. Fue José Emilio un interesado en el acontecer de su país desde sus problemas más íntimos como la pobreza, la vida citadina y los episodios históricos que definieron a México, como la masacre de Tlatelolco.

Entre sus obras más destacadas están Alta traición, Los elementos de la noche, El principio del placer y la multireconocida Las batallas en el desierto, novela en la que describe la vida de una familia mexicana inmiscuida en la rebelión del hijo pequeño, Carlos, por el amor que le tiene a la madre de su mejor amigo, y la tiranía de unos padres socialmente criticados por su condición económica, y de la que se hizo una adaptación cinematográfica dirigida por Alberto Isaac y adaptada por Vicente Leñero, "Mariana, Mariana". Otras manifestaciones culturales que se desprenden de la novela son una obra de teatro y la canción “Las Batallas”, del grupo mexicano Café Tacuba. Las batallas en el desierto refleja las condiciones de una familia típica de los años 50.



Otras de sus obras son El viento distante, Miro la tierra, Los trabajos del mar, Fin de siglo y otros poemas, Zona de desastre, Ciudad de la memoria, Tarde de agosto y La edad de las tinieblas, por mencionar algunas.  

El maestro fue un gustoso de la música clásica y de los Tigres del Norte, aunque no de las entrevistas porque, señaló, sentía que decía lo mismo siempre. José Emilio perdió la batalla, pero el desierto sigue ahí habitado por su palabra.





Esta es una opinión de los internautas, no de COMUNICAcampeche.com
No esta permitido publicar comentarios contrarios a los de las leyes mexicanas o injuriantes
Nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Avísanos de comentarios fuera de tono
Normas para comentar en COMUNICAcampeche.com
José Emilio Pacheco, de 74 años de edad, será velado este lunes 27 de enero