evidencias locales nacionales internacionales
-A   A   +A
El trágico adiós del extraordinario Philip Seymour Hoffman
12:41 CINE
El talento del actor de 46 años, quien podía interpretar cualquier personaje, dejó de brillar el pasado domingo.

Nueva York, 5 de febrero de 2014 . (COMUNICA).- El talento de Philip Seymour Hoffman se apagó el pasado domingo, cuando fue hallado muerto en su apartamento de West Village, en Nueva York, con una jeringua todavía clavada en el brazo.

La policía encontró junto al cuerpo del actor de 46 años 50 sobres de heroína. Además, se hallaron decenas de jeringas y algunos medicamentos.

 Aunque las autoridades confirmaron que la autopsia del actor concluyó el lunes, todavía no ha trascendido el informe oficial sobre la causa de su muerte.

Se trabaja sobre la hipótesis de la sobredosis de heroína porque era un adicto confeso a esta sustancia.

Lamentablemente, hace seis semanas el actor ganador del Oscar por Capote había consumido heroína y en ese momento le confesó a uno de sus amigos que temía tener un final fatal, según un reporte del portal TMZ.

"Si no me detengo voy a morir", fueron las palabras que expresó ante el cuestionamiento de uno de sus allegados por las adicciones.

Estas fuentes íntimas de Hoffman fueron consultadas después de que se anunciara la muerte del galardonado actor. Ellas revelan que Seymour había comenzado a inyectarse heroína antes de diciembre. Su adicción crecía y cada vez se hacía más preso de esta droga.

Las fuentes señalan que el actor había acudido a Alcohólicos Anónimos (AA) en un momento desesperado de limpiarse, pero terminó con una gran frustración, ya que no lo logró.

Otras fuentes informan que Philip Seymour Hoffman se fue de su casa tres meses antes de morir y se había mudado a un apartamento apenas tres manzanas distante, a petición de Mimi O’Donnell, su pareja y madre de sus hijos, quien no quería que los menores vieran a su padre preso de su adicción a la heroína.

Ahora las autoridades buscan a la persona que le suministró las sustancias.

La familia de Hoffman prepara su funeral, que podría tener lugar el viernes en Nueva York, aunque será en la víspera cuando sus más allegados le rindan homenaje en un acto privado.  

Tras más de dos décadas dedicado al mundo de la interpretación, el actor se había ganado el respeto del público y de sus compañeros de profesión por su versatilidad y la variedad de matices que daba a los personajes que interpretaba, muchos de ellos secundarios.

Hoffman fue la realeza de Hollywood, con actuaciones aclamadas por la crítica en algunos de los grandes filmes de la última década.

Ganador en 2005 de un Oscar al mejor actor por dar vida al escritor estadounidense Truman Capote en la película biográfica "Capote", Hoffman estuvo nominado en otras tres ocasiones al los premios de la Academia de Hollywood.

También robó pantalla en El Maestro, La Duda y Charlie Wilson's War.

Hoffman era una especie de actor que no importaba quien fuera en la película, o cuál era su parte, si lo ves en el elenco, sabías que tenía que ser buena.

Fue nominado en dos ocasiones a los premios Tony, uno a mejor actor en 2000 por la versión de True West de Sam Shepard, y otro a mejor actor por Long Day's Journey Into Night de Eugene O'Neill.

Fundó la compañía teatral Labyrinth. Una de las últimas obras que dirigió para la compañía fue en 2013 con la producción A Family For All Occasions.

Hoffman, con ese aspecto tan "normal" era el actor con el que se podía reconocer cualquiera, y su talento era tan grande que podía dar vida a personalidades totalmente contradictorias y le seguíamos creyendo.

CA


Esta es una opinión de los internautas, no de COMUNICAcampeche.com
No esta permitido publicar comentarios contrarios a los de las leyes mexicanas o injuriantes
Nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Avísanos de comentarios fuera de tono
Normas para comentar en COMUNICAcampeche.com
Ganador en 2005 de un Oscar al mejor actor por dar vida al escritor estadounidense Truman Capote