evidencias locales nacionales internacionales
-A   A   +A
Las imágenes de la Virgen de Fátima traídas de Portugal a Campeche*
ESCULTURA RELIGIOSA
Proclamado por el Papa Francisco el Año Jubilar por el Centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima en Cova de Iria, Portugal, presentamos en estas líneas el inicio de su devoción en Campeche.

Mayo 2017 (EXCLUSIVA COMUNICA).- Acaba de celebrarse el primer centenario de la primera aparición de la Virgen María en los campos portugueses de Cova da Iria. La Virgen María se apareció a los pastorcitos Lucía (en proceso de beatificación), Jacinta y Francisco (canonizados este 13 de mayo por el Papa Francisco). Las apariciones, tras un cierto rechazo inicial, poco a poco fueron ganando aceptación, de modo que se fue extendiendo por el mundo la devoción a Nuestra Señora del Rosario –nombre con que se dio a conocer la Virgen María a los pastorcillos-, de Fátima por el nombre de la población a la que pertenece Cova da Iria. La Virgen pedía penitencia y conversión para alcanzar el perdón de los pecados y la paz en el mundo. Ante el panorama mundial de entonces –piénsese, por ejemplo, en las dos guerras mundiales- la advocación y su mensaje encontraban eco perfecto.

La devoción que se desencadenó en Fátima pronto cruzó los confines de Portugal e incluso los océanos. El Obispo de Campeche, Mons. Alberto Mendoza y Bedolla, la conoció y quiso que en su diócesis también se le venerara. A través del comisionista portugués Inacio Martins, radicado en Leiria, encargó en un taller de aquellas tierras una escultura de la Virgen de Fátima que fue remitida en barco desde Portugal hasta Veracruz, donde el responsable de recibirla y trasladarla hasta Campeche fue el Sr. José Trinidad Aguilar, dueño de una empresa de comisiones y consignaciones con sede en aquel puerto mexicano.

Una vez llegada a su destino, la catedral de Campeche, donde hoy todavía se venera en el altar situado junto al bautisterio, la sagrada imagen fue solemnemente coronada con coronación pontificia por el obispo el 13 de enero de 1953; el acto había sido precedido por la bendición del nuevo retablo y la consagración del nuevo altar de la catedral, rituales verificados el día 11. La delicadeza de los rasgos de la imagen mariana manifestaba una expresión tal que inmediatamente conquistó el corazón del anciano obispo y de sus feligreses. Al año siguiente, al encargar una cuarta imagen de Nuestra Señora de Fátima, destinada a ciudad del Carmen, pedía al Sr. Martins con insistencia que tuviera la expresión de la primera.
 

Ntra. Sra. del Rosario de Fátima en la Catedral de Campeche

La imagen empezó a visitar los hogares campechanos a fin de fomentar en ellos la vivencia de la fe. El cura de la catedral, Pbro. Dr. Martín Palmira Lavalle, el 29 de octubre de 1953 daba la reglamentación para las visitas: 1) La imagen sólo visitará los hogares donde se viva honestamente; 2) Deberá cantarse el rosario; si es visita de un sólo día se puede cantar sin armonio con asistencia de la sola familia; 3) Si la visita dura de tres a nueve días, se debe invitar al rezo diario entre 15 y 20 personas; 4) Quien reciba la visita deberá dar una limosna para mantener el culto a la Virgen; 5) La imagen será acompañada de un libro donde se llevará registro de las familias visitadas y los días de visita; 6) Los gastos de traslado de la imagen corren por cuenta de los interesados; 7) Cuando no esté de visita, la imagen deberá ser devuelta a la catedral; 8) No se podrá besar la imagen ni tocarla con las manos o con flores; sólo los rosarios; 9) No se dejarán velas encendidas; cuando se haga, una persona deberá estar pendiente de ellas.

El Sr. Obispo encargó a Portugal otras dos imágenes. Una, según indicios aportados por algún documento del Archivo Histórico de la Diócesis de Campeche, destinada a la parroquia de Tenabo; la otra no se sabe qué destino tuvo ¿la naciente parroquia del Inmaculado Corazón de María, en Escárcega?
 

Detalle del rostro y las manos

El celo apostólico del cura de la amplísima parroquia del Carmen, el aún recordado seybano Pbro. Faustino Rebolledo Blanco, comenzó a edificar un templo dedicado a la advocación de Nuestra Señora de Fátima, que con el paso de los años se convirtió en una de las parroquias de la isla del Carmen. El 25 de enero de 1954, la pluma del obispo de Campeche firmaba una carta destinada nuevamente al Sr. Martins solicitando una cuarta imagen de la Virgen, la cual sería destinada a aquella iglesia construida por el P. Rebolledo. La quería de entre 1.40 m y 1.50 m. El obispo insistía en que esta última imagen reprodujera la expresión de la primera, la de la catedral campechana; en el afán de que así fuera incluso envió unas fotografías, pues decía a Martins: “se ha robado los corazones de los campechanos, y si la que va a mandar para ciudad del Carmen es como la original, robará también los corazones de los carmelitas”. Comienza así un cruce de correspondencia que se conserva en el Archivo Histórico de la Diócesis de Campeche.
 
 

La delicadeza de los pies y el manto

El 4 de marzo de 1954 Martins remite su respuesta desde Leiria: Todo se hará como ha indicado Mons. Mendoza y Bedolla, el escultor recibirá instrucciones y aunque -aclara- difícilmente dos imágenes pueden tener la misma expresión, hará lo que pueda; la imagen medirá 1.40 m y espera tenerla lista para octubre, como solicita el P. Rebolledo.

Nuevamente el obispo escribe a Portugal el 19 de abril de 1954. Encarece al Sr. Martins que se pueda tener ya en ciudad del Carmen en octubre para que el 13 de ese mes se le haga su fiesta y la bendiga el P. Faustino; en caso de que éste quiera que la bendición la haga el obispo de Leiria, se le avisará.
 
 

Detalle de la inscripción en el pedestal de la imagen

Desde Leiria el 23 de septiembre de 1954 el Sr. Martins escribe al obispo de Campeche informando que la imagen de la Virgen ya va camino a México en el vapor español “Guadalupe”, para ser entregada en Veracruz al Sr. Trinidad Aguilera, quien la llevará hasta ciudad del Carmen. “Dios quiera que llegue bien -dice Martins- y que no haya dificultades, que agrade y que, principalmente, esa imagen sea una fuente de gracias espirituales y temporales para todas las personas que por intercesión de ella recurran a la Santísima Virgen”.

Los documentos del Archivo Histórico de la Diócesis no dan constancia de que la imagen que se venera actualmente en la parroquia de Fátima, ciudad del Carmen, Cam., haya llegado en el plazo deseado. Lo que sí consignan es que su costo fue de 184 dólares, incluidos la compra, el empaque, la conducción a Veracruz y el flete marítimo, sin contar gastos menores, como el derecho de aduana. La imagen venerada en ciudad del Carmen fue bendecida en el Santuario de Fátima, Portugal, siendo tocada con la original que se venera en la capilla de las apariciones.

*Esta es una colaboración de Armando José Rosado Cel, Licenciado en Ciencias Patrísticas por el Instituto Patrístico Augustinianum incorporado a la Universidad Lateranense de Roma, director del Archivo Histórico de la Diócesis de Campeche, párroco de la iglesia de Sta. Ana de la misma diócesis, acucioso investigador de la historia local y articulista del Grupo Editorial



Esta es una opinión de los internautas, no de COMUNICAcampeche.com
No esta permitido publicar comentarios contrarios a los de las leyes mexicanas o injuriantes
Nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Avísanos de comentarios fuera de tono
Normas para comentar en COMUNICAcampeche.com