evidencias locales nacionales internacionales
-A   A   +A
“Final de año” de J.L. Borges
LITERATURA
Poseedor de un singular estilo literario, basado en la “interpretación de conceptos como los de tiempo, espacio, destino o realidad”, a Borges solo lo puede definir “el otro Borges”.

COMUNICA.- ¿Qué mejor que la voz de Borges para cerrar el año? ¿Qué mejor voz, camino de un incierto futuro?, así se expresan en las redes sociales sobre el poeta, ensayista y narrador argentino, Jorge Luis Borges y su obra. Su actividad literaria abarcó la crítica literaria y la traducción de autores como Virginia Woolf, Henri Michaux o William Faulkner.

Su primer libro publicado, Fervor de Buenos Aires (1923), recoge lo que irá siendo su impronta poética. Sin prólogo ni pie de imprenta, la edición fue sufragada por el padre de Borges cuando este era apenas un joven de veintitrés años. Al respecto el autor señaló en una entrevista que “El libro se hizo con cierto espíritu infantil. No hubo corrección de pruebas, ni se hizo sumario, y las páginas iban sin numerar. En aquellos tiempos, publicar un libro era una suerte de empresa personal. Nunca se me ocurrió, por ejemplo, mandar ejemplares a los libreros o a los reseñistas. La mayor parte los regalé.” La edición de aquel entonces contó con tan solo 300 ejemplares.

"Final de año", inserto en Fervor de Buenos Aires, plantea no el paso de un año a otro, sino "el enigma del tiempo"  y su contradicción, un asunto metafísico que ejerció enorme fascinación en Borges. Así, a la espera de que suenen "las doce irreparables campanadas", la voz poética de Borges, según Viñas Piquer, nos dice:

FINAL DE AÑO

Ni el pormenor simbólico

de reemplazar un tres por un dos

ni esa metáfora baldía

que convoca un lapso que muere y otro que surge

ni el cumplimiento de un proceso astronómico

aturden y socavan

la altiplanicie de esta noche

y nos obligan a esperar

las doce irreparables campanadas.

la causa verdadera

es la sospecha general y borrosa

del enigma del Tiempo;

es el asombro ante el milagro

de que a despecho de infinitos azares,

de que a despecho de que somos

las gotas del río de Heráclito,

perdure algo en nosotros:

inmóvil.


Poseedor de un singular estilo literario, basado en la “interpretación de conceptos como los de tiempo, espacio, destino o realidad”, a Borges solo lo puede definir “el otro Borges”.

AA


Esta es una opinión de los internautas, no de COMUNICAcampeche.com
No esta permitido publicar comentarios contrarios a los de las leyes mexicanas o injuriantes
Nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Avísanos de comentarios fuera de tono
Normas para comentar en COMUNICAcampeche.com