evidencias locales nacionales internacionales
-A   A   +A
"Un campechano frente a la fumata blanca" / Miscelánea eclesiástica
EXCLUSIVA COMUNICA
El Padre Armando Rosado Cel ha publicado en Comunica algunos apuntes sobre diversas investigaciones de la historia religiosa y diocesana de Campeche. A través de nuestra página ha querido compartir con los campechanos su maravillosa experiencia de estas últimas semanas en el Vaticano.



P. Armando José Rosado Cel


Ciudad del Vaticano, marzo 17 de 2013 (EXCLUSIVA COMUNICA).-
Una calle separa mi escuela de la basílica y plaza de San Pedro, por lo que fue impresionante ver cómo la misma tarde de aquel 11 de febrero en que el Papa Benedicto XVI anunció su renuncia, los alrededores del Vaticano fueron invadidos por un ejército de camarógrafos y reporteros. Qué curioso atractivo tiene un “anciano” líder de una “institución decadente” como la Iglesia Católica, que logra atraer los ojos de todo el mundo hacia esta pequeñísima ciudad, ¿no creen?

Una semana después de haberse anunciado la renuncia del Papa, un reportero peruano me preguntaba cuál era para mí el motivo de la dimisión, pensé: ¡Pero qué gente tan terca!, y le respondí: El Papa ya dijo por qué y no tiene motivo para engañarnos ¿no? Desde entonces se desató una cacería de entrevistas que a mí, por el hecho de que todos los días paso por el Vaticano para ir a la escuela, me entrevistaron 5 cadenas extranjeras ¿qué les parece?

Cuando el Papa Benedicto XVI, ahora Papa Emérito, decidió hacerse a un lado diciendo con toda claridad en la última audiencia “la Iglesia no es mía, no es de nosotros, el supremo pastor es Cristo y él va en la barca”. Y luego, cuando ante una plaza rebosante de 200,000 personas que lo aclamaban incesantemente con gritos y aplausos, dijo (contra lo que muchos niegan): “¡hoy veo una Iglesia viva!”. Con esta seguridad espiritual me dispuse a participar en el extraordinario hecho que viviría la Iglesia días después.
La tarde del jueves 28 fue realmente conmovedora. Yo estuve en la plaza de san Pedro. Ciertamente se respiraba un no sé qué de nostalgia y orfandad, pero sobre todo de esperanza y serenidad fortalecidas por la fe. Las últimas palabras públicas del Papa, en Castelgandolfo, fueron una bomba que me ha sacudido. Dijo: “A partir de las 8pm de hoy ya no seré más pontífice sumo de la Iglesia. Seré un peregrino que prepara la última etapa de su peregrinación”. Aquí se me acabaron las palabras y la fe ocupó mi vida, y la de millones de personas y fieles, en espera del Cónclave.

El miércoles 13 fue un día intensísimo. Salí del Colegio Mexicano a las 7:30 am porque debía asistir a clases a las 8:30am en el Instituto Patrístico Agustiniano. La carga académica de la especialidad que aquí estudio tiene el ligero alivio de encontrarse separado de la basílica de San Pedro tan sólo por una calle. Eso nos daba la ventaja de poder correr a la plaza en cualquier momento. Por la tarde nuevamente tuve clases. Terminamos a las 4:30pm. Con unos compañeros fui a la plaza para sumarme a la ansiosa espera del humo blanco. Una leve e impertinente lluvia nos incomodaba pero no impedía platicar un poco sobre diferentes temas: la gaviota que se posó sobre la chimenea de la Sixtina, nuestra compañera religiosa que había sido detenida en uno de los puestos de revisión que la policía tiene a la entrada de la plaza porque traía un pequeño cuchillo (ese día había llevado comida a la escuela, de ahí el utensilio), el compañero franciscano que venía con huaraches habiendo frío y lluvia, la cantidad de cámaras por todos lados, los colores de hábitos religiosos que iban haciendo presencia, etc. Estuve a punto de regresar a casa porque la emoción de lo que podía ocurrir no me quitaba lo cansado de la jornada. Sin embargo permanecí de pie con paraguas en mano y mochila sobre la espalda.

Dieron las 7:06pm y los gritos de la gente hicieron dirigir las miradas hacia el techo de la Sixtina. Efectivamente ¡Era humo blanco! Con el deseo de estar lo más cerca posible del balcón por donde se asomaría el Papa, todos corrimos hacia la valla situada frente a la basílica. Las ventajas que en otros momentos me ha dado el ser chaparro (sentarme adelante en las celebraciones, por ejemplo) aquí no me sirvieron de nada; sólo porque el balcón central de la basílica está suficientemente alto pude ver lo que ocurría, siempre y cuando no se movieran el padre polaco y los jóvenes ingleses que tenía frente a mí.

¿Y la foto con la bandera? Había preparado con mucho cuidado “la bandera más bonita del mundo”, mi bandera mexicana, pero “apachurrado” entre los miles de fieles que estábamos en la plaza no pude sacarla de la mochila, y aunque hubiese podido hacerlo el hecho de parecerme a Zaqueo, por lo “chaparro”, no me favorecía en ese momento. “Quindi”, dirían los italianos, les envío una foto que me tomé con unos padres paisanos al medio día de ese histórico 13 de marzo, cuando después de clases salimos a caminar por la plaza de San Pedro antes de ir a comer. Adjunto otra foto (¡para que conste!) de la bandera acomodadita en mi mochila.
 
 





Las campanas de la basílica confirmaron la noticia sonando como locas de gozo. A este punto de la tarde-noche la multitud había desbordado la plaza en un dos por tres. Hubo gente que cuando se enteró del humo blanco quería bajarse de los autobuses a media calle para correr hacia san Pedro. Entre la salida del humo blanco y la aparición del Pontífice debía transcurrir aproximadamente una hora, que se hacía eterna, porque todos queríamos conocer su nombre, su rostro y sus primeras palabras. La banda de música (creo que de la Gendarmería Vaticana) y la Guardia Suiza salieron en imponente marcha y se posicionaron delante del pórtico de la basílica. Imaginé como cuando los teléfonos celulares van marcando la intensidad de la señal: con cada cosa que ocurría poco a poco la emoción iba subiendo una rayita.
 
Curiosamente el "chipi chipi" se alejaba mientras el encuentro con el nuevo Papa se acercaba. Otra vez los gritos se dejaron oír cuando las luces interiores de los balcones de la basílica fueron encendidas. Una vez más la exultación explotó cuando la ventana central fue abierta y los "sanpietrini" (empleados del Vaticano) salieron para colocar un tapete rojo con blanco delante del balcón. Los paraguas se fueron cerrando. La música de la banda seguía sonando. Se improvisaban porras por aquí y por allá.
 
 





Después de casi una hora de ansiedad la ventana se abrió y salió el Cardenal francés, protodiácono. Los gritos y aplausos ensordecían y contagiaban; era inevitable. "¡Habemus Papam!". No escuchamos con claridad el anuncio, yo sólo entendí"... Bergoglio". ¡Argentino!, ¡latino! El cardenal Tauran entró y la imponente cortina roja que cubría el ventanal se cerró. El Papa por fin salió y recibió una prolongada aclamación unánime. El primer encuentro siempre impacta ¿verdad? Lo que hizo y dijo, seguramente ya lo han visto por TV, internet y a través de las notas periodísticas.

Así ha sido este primer acercamiento que hemos tenido con el Papa Francisco apenas electo. Nadie puede negar que esa noche ha cometido un gran pecado: se ha robado el corazón de la Iglesia y del mundo con la simplicidad de sus gestos. Sin embargo, el Papa puede estar tranquilo: lo absolvimos unánimemente en ese mismo momento." Ya nos estamos preparando los padres del Colegio Mexicano para ir al primer Angelus del Papa Francisco y cantar en la plaza de San Pedro. Por supuesto, con guitarras, acordeón, banderas, sombrero charro y todo el espíritu mexicano y la fiel alegría campechana. Y desde ahora, esperamos con ansia la misa de inicio del Pontificado de S.S. Francisco.

¡Viva el Papa!

Pbro. Armando José Rosado Cel.



anónimo
12:06:14 15 Mar 14
¡Qué lindo y que emoción pensar que estuve allá en la plaza san Pedro tan cerquita casi no me la creo ! Gracias Padre Armando por compartir sus vivencias! Abrazos afectuosos de la familia Dios lo siga bendiciendo! Y gracias a Dios por nuestro Papa !

Esta es una opinión de los internautas, no de COMUNICAcampeche.com
No esta permitido publicar comentarios contrarios a los de las leyes mexicanas o injuriantes
Nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Avísanos de comentarios fuera de tono
Normas para comentar en COMUNICAcampeche.com