evidencias locales nacionales internacionales
-A   A   +A
"Una cobija a la medida" / Editorial
13:30 EDITORIAL

“Me sentí cobijado por los estudiantes” expresó Miguel Osorio Chong al salir al encuentro de los politécnicos la tarde del pasado miércoles. La misma sensación deberían tener los estudiantes: “sentirse cobijados” por las autoridades educativas y gubernamentales, y por supuesto también la ciudadanía. Sin embargo la experiencia histórica y cotidiana revela lo contrario, ahí están los estudiantes normalistas muertos y desaparecidos en Ayotzinapa. “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”. Una demanda, una exigencia dura y real difícil de cumplir por las autoridades federal, estatal y municipal. Padres de familia,  lugareños y sociedad en general observan la falta de voluntad de las autoridades frente a tan reprochable suceso. Esas mismas autoridades reclamaron a los autodefensas de Michoacán y Guerrero dejar las armas porque “a los ciudadanos no les compete resolver las situaciones de seguridad del Estado” porque para eso están los órganos de seguridad pública; y para la resolución y esclarecimiento de casos de extorsión, secuestro, homicidios, etc., están las corporaciones de inteligencia militar y de seguridad nacional para realizar legal y eficazmente las acciones requeridas. La “búsqueda”, casa por casa, de los desaparecidos solo muestran total discrepancia y falta de capacidad de los gobiernos en turno. ¿Pruebas, pistas y testimonios? ¡Tienen de sobra!, y de los mismos estudiantes y personas que estuvieron cerca de los acontecimientos. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos considera que “los graves hechos de violaciones a derechos humanos” ocurrido en Ayotzinapa, colocan a los estudiantes en riesgo de daños “irreparables”. La demanda del organismo pone en jaque al gobierno federal y estatal ¿pero traerá buenas noticias para desaparecidos, familiares y sociedad?

Civilidad, orden y buen juicio, en cambio, son los calificativos que marcan los perfiles del movimiento estudiantil del IPN que se extendieron con prontitud y formalidad entre estudiantes y organizaciones en el aniversario 46 del 2 de octubre del 68, que recordaron con marchas, ofrendas y mitin. Año tras año muchas entidades del país, aunque particularmente el Distrito Federal, conmemoran la siniestra noche de Tlatelolco y sus repercusiones. La actitud, comportamiento y buena organización de los politécnicos impidieron el desorden y la violencia de los propios anarquistas dedicados a la violencia y vandalismo, y llevaron a ciudadanos y familias enteras a presenciar la marcha en solidaridad con los estudiantes muertos y desaparecidos de aquel aciago octubre del 68. Ahora bien, insistamos en las similitudes de ambos movimientos. El Movimiento Politécnico, al igual que el del 68, está dispuesto al diálogo, a escuchar y ser escuchados, a demandar a las autoridades de gobierno lo que por justicia exigen: mejor calidad en la educación, derecho a ser tomados en cuenta en la resolución de sus necesidades estudiantiles y en la libre expresión de sus ideas, así como respeto y reconocimiento a sus demandas sin riesgo de perder la vida, la libertad y el sueño de una mejor futuro. Estudiantes de nivel superior, los politécnicos demostraron el grado de competencia educativa que tienen al recibir con prudencia y sensatez la respuesta a sus demandas: responderán a ellas después de haber sido analizadas por el Movimiento. La reforma educativa no los atrapó en el camino de la reestructuración sino les mostró el futuro que les esperaba y al cual no aspiraban; sus anhelos son más sólidos y dignos.

Frente al Movimiento el Srio. de Gobernación señaló la aceptación de algunas demandas politécnicas como la renuncia de la directora del IPN; la cancelación del nuevo Reglamento Interno; la suspensión de las pensiones vitalicias a los ex directores del IPN y el compromiso de incrementar el presupuesto a la educación, demandas que pueden aprobarse y cumplirse sin mayor complicación. Sin embargo, la demanda fundamental del movimiento es la no implementación del nuevo modelo y plan de estudios que los politécnicos, alumnos y maestros, califican como “imperfectos e inviables” al no reflejar las necesidades de los estudiantes y desconocer las aptitudes de los académicos. Maestros y alumnos exigen ser tomados en cuenta en el diseño de un nuevo Plan acorde a su pertinencia social y a las ventajas académicas y técnicas que requiere la profesionalización de los futuros egresados del IPN frente al desarrollo económico de México.

EPN no fue reclamado por los estudiantes del IPN, estos saben quién es la autoridad requerida para el diálogo. EPN está saliendo tablas con el Movimiento: se acabó la pensión vitalicia a ex directores; un buen ahorro para el gobierno federal en el IPN. ¡Hueeeelum!, ¡hueeeelum!, a la cachi, cachi porra…



Alma Alicia
09:28:43 06 Oct 14
Asì como el 2 de octubre del 68 es una marca vergonzosa e indeleble en la sociedad mexicana, la de Ayotzinapa se viene a agregar a las interminables afrentas del Estado y de los delincuentes. No hay palabras para condenar tanta barbarie, tanta impunidad...

Esta es una opinión de los internautas, no de COMUNICAcampeche.com
No esta permitido publicar comentarios contrarios a los de las leyes mexicanas o injuriantes
Nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Avísanos de comentarios fuera de tono
Normas para comentar en COMUNICAcampeche.com