evidencias locales nacionales internacionales
-A   A   +A
"Desprecio, impunidad e incompetencia" / Editorial
10:05 EDITORIAL

Absurdo, surrealista, ¿o hiperrealista?, es toparnos con hechos tan opuestos en el clima que permea en la nación. Por un lado desfilan personas en busca de un cargo frente a los legisladores federales que deben elegir, seriamente, al presidente de la CNDH; por el otro, desfilan miles de personas reclamando el derecho a la excelencia de estudios, a un futuro de empleo prometedor, a la justicia, al esclarecimiento de homicidios y desaparecidos, y los legisladores hacen declaraciones frívolas, que no los involucren, tratando de aprovechar la publicidad que les genere el caso elegido para “verse bien”. Sobre este escenario los jóvenes han sido los más golpeados por el futuro poco alentador que avizoran y por las represalias, y violencia ejercidas en su contra.

El caso de los normalistas de Ayotzinapa sólo tiene un camino, el de la verdad. Las acciones emprendidas hasta ahorita por los gobiernos estatal, federal y municipal ni benefician ni perjudican al esclarecimiento de los desaparecidos. Son inicuas e inocuas. Renuncias, declaraciones, reuniones, ruedas de prensa ni siquiera han servido para desviar la atención nacional y mundial sobre el caso, y mucho menos han dado resultados en las pesquisas para averiguar el paradero de los 43 jóvenes desaparecidos. No son los únicos en México, es verdad, pero la impunidad, la infiltración delicuencial en los gobiernos y la falta de capacidad de los órganos de seguridad del Estado, entre muchos otros factores, han llevado tan brutales acciones al extremo de desaparecer o exterminar de golpe, y a la vista de todos, a un grupo numeroso de personas. Lo sabe el gobierno en sus tres niveles, lo saben los tres poderes de la Unión y del estado, lo sabe la sociedad mexicana y mundial, lo experimentan, o experimentaron, dolorosamente los chicos desaparecidos, y peor aún si cabe, lo sufren angustiosamente sus familiares.

Nuevamente nuestra editorial aborda los temas de educación y seguridad nacional que no han avanzado en la solución de los requerimientos y demandas. Los conflictos estudiantiles de una u otra índole siguen ahí y ocupan los titulares periodísticos dependiendo del movimiento que susciten o del rendimiento mediático que resista la audiencia. Tanto los estudiantes del Politécnico como los familiares de los desaparecidos de Ayotzinapa exigen la veracidad de la información en los medios, reclaman de éstos mostrar a la comunidad nacional e internacional los hechos tal y como están ocurriendo. Saben que el periodismo es una herramienta de suma ayuda para alcanzar objetivos, en sus casos, de carácter constructivo, positivo, esclarecedor si cumplen con la ética de su ejercicio.

México está convulsionado, esto es palpable en todas las capas sociales y en todas las estructuras económicas. ¿No se encontraba preparado el país para la cantidad de cambios que se están dando en la estructura de Estado?, ¿son demasiados para realizarlos de manera casi simultánea?, ¿o han sido rebasados los funcionarios, la clase política, los órganos del poder gubernamental por acciones que ellos mismos emprendieron? El “teatro del engaño” del poder político ha sido rebasado por lo sistemático de las acciones emprendidas por los propios protagonistas de la farsa político-social, que nunca ha cambiado, que siempre ha sido la misma esté quien esté en el poder ejecutivo, porque los mismos políticos con sus partidos se han encargado de mostrarnos que la podredumbre del país está en el sistema político mexicano que ellos crearon para su beneficio personal y partidista.

Violencia extrema sobre pobreza extrema. Aunque una vida humana se salve, porque cualquiera merece vivir, es curioso que personas secuestradas, acaudaladas y/o famosas logren, en la gran mayoría de los casos, ser liberadas con vida. También es curioso que cuando se logra esclarecer algún asesinato sea por indagaciones y tenacidad de los propios familiares de las víctimas; pero para ello se necesita mucho dinero. No es el caso de los chicos y familiares de la normal rural de Ayotzinapa. Es gente humilde, de escasos recursos, por esto mismo se menospreció la vida de estos jóvenes. Pero el factor humano es imprevisible, cuando lo sacuden no importa la investidura ni el poder ni las astucias de quienes enfrenta. Su victoria es la muerte o la vida.







Esta es una opinión de los internautas, no de COMUNICAcampeche.com
No esta permitido publicar comentarios contrarios a los de las leyes mexicanas o injuriantes
Nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Avísanos de comentarios fuera de tono
Normas para comentar en COMUNICAcampeche.com