evidencias locales nacionales internacionales
-A   A   +A
2013, el año más violento para la prensa mexicana
23:31 REPORTAJE
En la actualidad, los secuestros, asesinatos, golpes, amenazas y ataques a medios de comunicación amagan la libertad de expresión de los periodistas mexicanos.

Redacción Comunica.- En reciente fecha, la organización Artículo 19 publicó su informe anual en donde señala que 2013 ha sido el año más violento para la prensa en México desde 2007, con 330 casos documentados, de los cuales cuatro fueron homicidios. Así mismo, apunta que los secuestros, asesinatos, golpes, amenazas y ataques a medios de comunicación amagan la libertad de expresión, y 6 de cada 10 agresiones fueron ejecutadas por funcionarios públicos.

“Este es el año con más agresiones documentadas desde 2007, sorprende el número y sorprende la tendencia. Respecto a 2012, el año pasado reportó un incremento de 59% en agresiones documentadas. Una suma total de 123 casos más”, cita el informe.

El 16 de marzo, la casa de Darío Ramírez, director de Artículo 19, fue allanada. Le robaron documentos de trabajo, computadora y objetos de valor. No hay pruebas que vinculen el robo con su trabajo en defensa de reporteros violentados, pero hay antecedentes: hace un mes hostigaron al equipo, y en abril de 2013 llegó una amenaza a las oficinas de esta asociación.

“No podemos pensar que es un hecho aislado de delincuencia común”, dijo Ramírez.

En su informe anual, la organización reporta 286 casos de periodistas agredidos a causa de su trabajo: 80% son hombres, el resto mujeres.

“De los 286 periodistas agredidos, sólo en un caso fue imposible determinar su cargo, del resto: 124 fueron reporteras o reporteros; 116 periodistas audiovisuales; 30 directivos; cuatro columnistas; cuatro empleados no editoriales del medio; tres caricaturistas; dos escritores; un documentalista; y un estudiante”, advierte la organización.

También señala que la concentración geográfica es reveladora, ya que el 64% del total de estos ataques ocurrieron en apenas cuatro entidades: 14 ataques en Coahuila; cinco en Quintana Roo; cinco en Durango; cuatro Veracruz.

Por otra parte, de 330 agresiones totales, en 274 fue posible identificar al perpetrador del acto de violencia en contra del periodista. En 146 de ellas el perpetrador fue un funcionario público; en 49 se trató de una organización social; 39 crimen organizado; 30 un particular, y en 10, un partido político.

Además de las entidades mencionadas, la organización Artículo 19 observa una dispersión de la violencia contra periodistas hacia otras entidades, tales como Chihuahua, Tamaulipas, Michoacán, Puebla y el Distrito Federal.

Destaca el Distrito Federal por la serie de agresiones cometidas por parte de las autoridades locales en contra de periodistas que daban cobertura a manifestaciones, durante el 1 de septiembre, 2 de octubre o 1 de diciembre pasados. Esto representó 34 casos, la cifra más alta desde 2007.

Cabe mencionar que en ninguno de los casos documentados por ARTICLE 19 los comunicadores pudieron retomar su actividad periodística al 100%. De hecho, el miedo a sufrir nuevas agresiones los llevó a modificar su actividad profesional. Han dejado de cubrir sucesos policiacos, se autocensuran o directamente cierran los medios. Así ocurrió con el portal Ojinaga Noticias tras el asesinato de Jaime González, su director. “Tomé la decisión de cerrar el portal”, informó el editor web del portal, “debido a que tenía mucho miedo de las consecuencias que pudiera tener contra mi persona. Mi nombre no se conoce. He eliminado todas las publicaciones de Facebook que me vinculan”.

Otra opción ha sido la autocensura para poder trabajar sin agresiones. Así le ocurrió al periódico El Piñero de la Cuenca, de Oaxaca, región compartida con Veracruz, donde Roberto Hernández, director del medio, optó por dejar de publicar información sobre el gobernador veracruzano Javier Duarte luego de una serie de agresiones y amenazas contra los voceadores que ofrecían el periódico en los municipios veracruzanos.

La periodista bajacaliforniana Carmen Olsen, detenida por policías municipales de Playas de Rosarito, disminuyó su ejercicio profesional tras la detención. No solo por el temor de vivir una nueva agresión, que las ha vivido, sino por la persecución judicial que enfrentó tras la denuncia penal de sus atacantes, que en venganza la acusaron penalmente por los delitos de agresión y difamación.


El caso de Jaime González

Jaime González trabajó de cocinero y fotógrafo en 2009 y 2010, primero en Mazatlán y luego en Torreón, donde obtuvo cierto reconocimiento. En 2011 regresó a Ojinaga, su tierra natal. El primer empleo que consiguió allí fue el de guardia de seguridad en la universidad. Para entonces ya tenía tres hijos a los que mantener.

En un pueblo tan pequeño como Ojinaga, con apenas 26 mil habitantes, todos lo conocían. Sabían de su pasión por el periodismo y lo habían bautizado como el “ojinaganews”. Ocho años antes había intentado crear un periódico que solo duró seis meses. En 2012, cuando decidió incursionar en la web, tenía experiencia y anunciantes. El sitio web se llamó Ojinaga Noticias.

El portal se nutría de información de agencias nacionales e internacionales, pero también de notas políticas y policiacas generadas a nivel local y regional. Muchas de estas noticias eran eventos, sucesos, entrevistas y conferencias de prensa a las que asistían Jaime y su equipo de trabajo.

Ojinaga tiene una larga tradición ligada al narcotráfico. El Cartel de Juárez ha mantenido a esta comunidad como su fuerte. En la década de los ochenta, en sus calles reinó uno los narcotraficantes más buscados de su generación: Amado Carrillo Fuentes, “El Señor de los Cielos”, conocido así por la flotilla de aviones que llegó a acumular para el tráfico de cocaína a Estados Unidos.

Durante el tiempo que duró en servicio el portal, Jaime recibió varias amenazas. En estos mensajes, enviados por medio de redes sociales, le pedían que publicara “toda” la información policiaca que ocurría en esa localidad. Como se trataba de información que lo ponía en riesgo, Jaime decidió no publicar nada referente a estos hechos. Lo que publicaba en la sección policíaca eran crímenes del fuero local.

Un amigo del periodista, que pidió mantenerse en el anonimato, señala que fueron por lo menos dos las ocasiones en las que Jaime recibió avisos del crimen organizado. Tras las amenazas, Jaime pensó en vender el portal y cambiar su residencia a Mazatlán, Sinaloa.

Esa pudo ser una de las razones que lo llevaron a relanzar el sitio el 18 de febrero de 2013. Ya por esas fechas varios de sus amigos y anunciantes le decían “que no se rajara, que siguiera informando”. Aun así, sentía temor de sufrir algún tipo de daño.

Su asesinato ocurrió el 3 de marzo a las 6 de la tarde, luego de haber salido de su casa a pie hasta un puesto de mariscos para encontrarse con una vieja amiga. Justo cuando comenzaban a platicar, alguien disparó desde una camioneta.

Según la Fiscalía General de Chihuahua, Jaime recibió 18 disparos de una bala conocida como matapolicías: un calibre 5.77 x 38 capaz de atravesar el blindaje de los chalecos que utilizan los policías en el norte de México. Quince balas le dieron en el cuerpo y tres más la cabeza. Carlos González, el portavoz de la Fiscalía, reconoció que no lograron encontrar el móvil del asesinato.

Durante 2013 cuatro periodistas fueron asesinados en México por su posible labor informativa. Se trata de una cifra similar al número de periodistas muertos en 2007 durante el primer año del gobierno del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa. La muerte de Jaime González es el primer asesinato de un periodista en la administración de Enrique Peña Nieto.

El asesinato de Jaime González, al igual que otros que han ocurrido, deja al descubierto la ineficacia del sistema de justicia en México, que una vez más se muestra incapaz de resolver los crímenes cometidos contra quienes tienen la misión de informar a la sociedad.


Román Fuentes / Comunica Campeche




Esta es una opinión de los internautas, no de COMUNICAcampeche.com
No esta permitido publicar comentarios contrarios a los de las leyes mexicanas o injuriantes
Nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Avísanos de comentarios fuera de tono
Normas para comentar en COMUNICAcampeche.com