evidencias locales nacionales internacionales
-A   A   +A
Prevalece la tortura en el sistema judicial mexicano
18:49 REPORTAJE
Los jueces admiten confesiones obtenidas mediante tortura, a pesar de estar prohibido constitucionalmente y no aplican el Protocolo de Estambul obligatorio para evaluar si el acusado ha sido víctima de tortura o maltrato.

Redacción Comunica.- Organismos internacionales en defensa de derechos humanos como Human Rights Watch y Amnistía Internacional han alertado que en México el “sistema de justicia penal sigue recurriendo a la tortura como medio principal de investigación”.

En marzo de 2014, el secretario general de Amnistía Internacional, Salil Shetty, durante su visita en México entregó al presidente Enrique Peña Nieto un documento en el cual señala “los retos” que tiene nuestro país en materia de derechos humanos e hizo énfasis en que se debe evitar que el sistema de justicia recurra a la tortura y acepte como pruebas declaraciones obtenidas bajo ésta, pues actualmente, es “inaceptable la evidencia obtenida de manera ilegal, incluyendo la tortura”.

En su Informe Mundial 2014, Human Rights Watch señala que es común que en México se practiquen torturas para obtener información y confesiones bajo coacción. Expresa que las torturas se aplican durante el período desde que las víctimas son detenidas arbitrariamente hasta el momento en que son puestas a disposición de agentes del Ministerio Público. Además manifiesta que a menudo los detenidos son incomunicados en bases militares u otros centros de detención clandestinos.

Por otra parte, la organización en pro de los derechos humanos, asegura que las tácticas más frecuentes incluyen golpizas, simulacros de ahogamiento, descargas eléctricas y tortura sexual.

“Son muchos los jueces que aún admiten confesiones obtenidas mediante tortura, a pesar de que existe una prohibición constitucional contra este tipo de prueba”, cita el informe.

Señala también que los funcionarios judiciales casi nunca aplican el Protocolo de Estambul, que son una serie de principios para evaluar el estado de personas que posiblemente han sido víctimas de tortura o maltrato.

“La PGR ?aplicó el protocolo en 302 casos entre 2003 y agosto de 2012, y encontró signos de tortura en 128. Sin embargo, durante ese período inició solamente 39 investigaciones de tortura, y ninguna de estas terminó en procesos en los cuales se impusieran condenas. Entre enero y septiembre de 2013, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos recibió más de 860 denuncias de tortura y trato cruel, inhumano o degradante por parte de funcionarios federales”, apunta Human Rights Watch.

Por otra parte, en su informe de actividades de 2013, la CNDH reportó que la Procuraduría General de Justicia (PGJ), la Secretaría de Gobernación (Segob) y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) son las dependencias de las cuales se reciben más quejas por tortura.

Ante este panorama, este lunes 21 de abril comenzó la primera visita oficial a México de Juan E. Méndez, Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la tortura; quien evaluará el trabajo del Estado, hasta el 2 de mayo próximo, para evitar esta práctica. Durante estos 12 días visitará entidades como Nuevo León, Chiapas y Baja California para inspeccionar prisiones, estaciones policiales, centros de interrogación, de privación de libertad de menores y estaciones migratorias.

En un comunicado que emitió la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas de los Derechos Humanos, el objetivo de esta visita es evaluar el uso del arraigo en el país y la implementación del nuevo sistema de justicia penal, pero también determinar qué se hace para evitar y castigar la extracción forzada de confesiones.


Más de 99 casos de tortura aún sin ser resueltos

En el marco de su visita a nuestro país, el relator especial de las Naciones Unidas sobre la Cuestión de la Tortura, Juan E. Méndez, se reunió con el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam,  quien señaló que entre febrero y julio de 2013 se iniciaron 99 averiguaciones previas por denuncias de víctimas de tortura por parte de alguna autoridad.

Murillo Karam ha dicho que uno de los ejes de la política de derechos humanos del gobierno de Enrique Peña Nieto, es no tolerar la tortura, afirmando que se realizarán cursos de capacitación dirigidos al personal de la dependencia, para la aplicación del llamado Protocolo de Estambul, que es la herramienta psicológica que permite identificar a una víctima de este delito.

Se prevé que el relator de la ONU, Juan E. Méndez, se reúna con alrededor de 100 funcionarios federales y estatales, así como con organizaciones no gubernamentales, para conocer la situación que impera en el país en materia de tortura.

Román Fuentes / Comunica Campeche


Esta es una opinión de los internautas, no de COMUNICAcampeche.com
No esta permitido publicar comentarios contrarios a los de las leyes mexicanas o injuriantes
Nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Avísanos de comentarios fuera de tono
Normas para comentar en COMUNICAcampeche.com