evidencias locales nacionales internacionales
-A   A   +A
Marihuana legalizada: un experimento en Uruguay
00:02 REPORTAJE
Este país eliminó la idea de que la represión es la mejor manera de enfrentar el problema de las drogas, por lo que legalizó el cultivo, distribución y consumo de marihuana para reducir la violencia vinculada al narcotráfico con la supervisión absoluta del Estado.

Redacción Comunica.- En un intento de reducir la violencia vinculada al narcotráfico, el Gobierno de Uruguay aprobó en el Parlamento en diciembre de 2013, una ley que lo convierte en el primer país en Latinoamérica en regular el cultivo, la distribución y el consumo de marihuana.


“Se trata de un experimento”, Mujica

Con la regulación del cultivo, la distribución y el consumo de marihuana en Uruguay,  parte de la opinión pública considera que el presidente José Mujica es un promotor de la droga, sin embargo, él prefiere usar la palabra "experimento".

El mandatario asegura que esta Ley contiene mecanismos muy sofisticados, complejos, por lo tanto niega que Uruguay esté en un camino triunfal, remarca claramente que este país se encuentra en la senda de un experimento hecho con honradez intelectual, pero no para favorecer la difusión de una adicción.

El jefe del ejecutivo afirma que se debe andar un poco, vivir un poco, estar atentos a los resultados de este decreto y después hacer un balance para saber con claridad lo que sí funciona y lo que no, para cambiarlo. Ante todo, el mandatario uruguayo recomienda prudencia, hay que recordar que se trata de una disposición con bases legales, cuya reglamentación tiene como 100 artículos, es decir, que no se trata de “una piedra libre para que la gente salga a consumir drogas o marihuana a tambor batiente”.

En los últimos 25 años el gobierno de Uruguay reprimió a los consumidores de marihuana, incluso encarceló a un gran número de ellos, también confiscó enormes cantidades de cargamentos. Sin embargo, de 1 mil o 1 mil 500 personas que consumían cannabis en los años 80’s, la cifra ascendió en los últimos años a 150 mil personas, “el animal sigue creciendo”, advierte José Mujica.

Por otra parte, en el mundo prevalece todavía la idea de que la represión es la mejor manera de enfrentar el problema de las drogas, como ocurre en México, a pesar de que la experiencia ha demostrado que aún con la enormidad de recursos y esfuerzos que se invierte en reprimirlas, su fabricación y consumo siguen aumentando por doquier, engordando a las mafias y la criminalidad asociada al narcotráfico.  

El presidente Mujica señala que con la regulación de la marihuana en Uruguay, espera descubrir algunos elementos que sean de ayuda y que otros países los tomen, los enriquezcan, y de esta manera se estaría haciendo un aporte benéfico al mundo. “Esa intención en el fondo de nuestro corazón también la tenemos”. Menciona que Uruguay es un país pequeño caracterizado por tener siempre un cierto grado de aventura, de buen liberalismo en el sentido profundo, ensayando caminos distintos, y pone como ejemplos “el divorcio, el manejo del alcohol allá por 1915, el reconocimiento de la prostitución, etcétera. Es una característica del Uruguay. Podemos ensayar un camino que es difícil y quizá dejarle un poco de conocimiento a la humanidad.”


La Reglamentación

Los primeros lineamientos de la reglamentación para poner en práctica la legalización de la producción y el comercio de marihuana, medida pionera seguida con atención a nivel internacional, ya fueron aprobados.

En esta reglamentación se destacan los siguientes puntos:

-Los interesados deberán registrarse en una base de datos confidencial para que el gobierno monitorice el consumo.

-El gramo de marihuana costará menos de US$1 (entre 20 y 22 pesos uruguayos).

-Cada consumidor registrado podrá comprar hasta diez gramos semanales y 40 al mes.

-Podrán existir clubes de entre 15 y 45 miembros que, con un máximo de 99 plantas, podrán distribuir hasta 480 gramos al año a sus socios.

-Las nóminas serán excluyentes, por lo que un usuario deberá elegir entre comprar en farmacias, autocultivar o integrar un club.

-La marihuana, al igual que el tabaco, no se podrá consumir en espacios cerrados ni en el transporte público.

-Al igual que con el consumo de alcohol, se realizarán controles a los conductores mediante un test que determina la cantidad de tetrahidrocarbocannabinol (THC) en el organismo.


Los opositores a la nueva Ley

Aun cuando José Mujica declara que mediante a la aprobación de esta Ley su intención es beneficiar a Uruguay, la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) de la ONU y la oposición en Uruguay lo critican severamente, le recriminan que esté experimentando con la población de este país.

Ante esto, el hombre de 78 años, que habla con una sinceridad insólita, asegurando que no se va a impresionar por los gritos que le peguen, que ha dado a Uruguay una imagen de país estable, moderno, libre y seguro, lo que le ha permitido crecer económicamente y avanzar en la justicia social, venciendo las presiones de las minorías, expresa que solamente los dogmáticos, los sectarios, los que se niegan a cualquier cambio, pueden estar en contra de la honradez de la palabra experimento. “Vivir es experimentar, buscar soluciones que a veces sirven y a veces no… los remachados retrógrados que no quieren cambios para nada, seguro se van a asustar”.

Mujica ha resuelto que el Gobierno de Uruguay estará pendiente de ver cómo se expande el consumo de marihuana, así mismo si se multiplican o no los consumidores, si se incrementa el narcotráfico o disminuye, y lo que ocurra en las cárceles, estos serán los parámetros para saber si la regulación de la marihuana en este país está dando resultados positivos o negativos.


Lo que sigue

Ahora que esta Ley ha sido aprobada y reglamentada, las farmacias en Uruguay comenzarán la venta legal de marihuana a los usuarios en un lapso de cinco o seis meses, según el presidente José Mujica.

También indica que se hará un llamado a las farmacéuticas interesadas para que hagan propuestas y elegirán a las dos o tres firmas o personas que van a plantar marihuana. El gobierno establecerá el sitio de cultivo con determinadas condiciones. Se empezará a desarrollar clones de cannabis identificados para el rastreo molecular. Para que dentro de cinco o seis meses la marihuana pueda estar disponible en las farmacias, serán 10 gramos lo que se venda por semana a quienes estén registrados mediante una huella dactilar.

¿Será exitoso el audaz experimento uruguayo de legalizar la producción y el consumo de la marihuana? Sin duda alguna, lo sería mucho más si la medida no quedara limitada en un solo país, sino comprendiera un acuerdo internacional del que participaran tanto los países productores como consumidores. Sin embargo, la medida seguramente va a golpear a los traficantes y por lo tanto a la delincuencia derivada del consumo ilegal.

Lo importante ahora es que la legalización de la marihuana en Uruguay, vaya acompañada de campañas educativas, como las que combaten el consumo de tabaco o explican los efectos dañinos del alcohol, y campañas de rehabilitación, para que las personas que fuman marihuana lo hagan conscientes de las probables consecuencias si lo hacen en exceso, al igual que ocurre hoy día con quienes fuman tabaco o beben alcohol.

La libertad tiene sus riesgos y para ejercerla hay que estar dispuestos a correrlos en todos los aspectos. Así lo entiende y lo hace José Mujica, por ello hay que ovacionar su proyecto de experimentación con la regulación de la marihuana. Ojalá otros presidentes, como el mexicano, aprendan la lección y sigan su ejemplo.


Román Fuentes / Comunica Campeche

Esta es una opinión de los internautas, no de COMUNICAcampeche.com
No esta permitido publicar comentarios contrarios a los de las leyes mexicanas o injuriantes
Nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Avísanos de comentarios fuera de tono
Normas para comentar en COMUNICAcampeche.com