evidencias locales nacionales internacionales
-A   A   +A
Médicos, ¿inocentes o culpables?
20:47 REPORTAJE
“No somos dioses, no somos asesinos. Somos médicos”, lema con el que cientos de médicos en todo el país se defienden ante las acusaciones y persecución penal por los numerosos casos de atención inadecuada en hospitales de México.

Redacción Comunica.- En lo que va del 2014, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) ha dado a conocer numerosos casos en los cuales se llevó a cabo la inadecuada atención médica por parte de doctores y empleados de servicios públicos de salud en México, provocando la muerte de pacientes en varias entidades de la República, tales como Oaxaca, Estado de México, Guanajuato, Jalisco, Yucatán y DF.
 


La CNDH documentó los casos de negligencia médica en los cuales resultaron afectados una mujer de 34 años con parálisis irreversible de sus miembros inferiores en Oaxaca, y un bebé con ceguera, daño cerebral permanente y epilepsia, en el Estado de México.

También se encuentran tres casos de mujeres oaxaqueñas que debieron dar a luz en la calle o en jardines de clínicas de salud, luego de que se les negara el servicio en instalaciones médicas de gobierno.

En estos casos de negligencia médica, la Comisión Nacional de Derechos Humanos no sólo demandó la reparación del daño, así como la impartición de cursos sobre respeto a garantías individuales para el personal de dichos hospitales y centros de salud, sino que también anunció el inicio de acciones penales contra los médicos involucrados, en su carácter de servidores públicos.
 

Las acciones penales contra médicos

A principios del mes de junio, en un caso histórico por la cantidad de médicos involucrados, un juez de distrito liberó órdenes de aprehensión en contra de 16 doctores del Hospital de Pediatría del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, por el presunto delito de negligencia médica.

Los doctores se ampararon ante los señalamientos por su presunta responsabilidad profesional en la muerte de un niño de 15 años a quien atendieron a fines del año 2009, en un  proceso penal que lleva más de 4 años contra médicos y directivos del citado hospital.

"Ha sido un proceso muy difícil, desgastante... Me dio mucho gusto que se empiece a hacer justicia, una justicia que estuve buscando durante 4 años. Me dio gusto porque marca esto un precedente (las órdenes de aprehensión)", dijo el padre del menor y sostuvo que seguirá luchando hasta obtener una sentencia condenatoria.

El 15 de noviembre de 2009 el menor ingresó al Hospital de Pediatría del IMSS Jalisco por un diagnóstico de crisis asmática. En los procesos exploratorios al menor de edad le perforaron ambos pulmones y posteriormente en un lapso de apenas 16 días se le sometió a siete cirugías abdominales (laparatomías exploratorias) en las que los médicos tratantes concluyeron que había perforación intestinal y falta de circulación sanguínea intestinal.

"Se le realizaron resecciones, cortes intestinales en diferentes segmentos. Ninguno de estos segmentos fue analizado por un patólogo. No hubo nunca un patólogo y no se confirmó lo que en verdad padecía mi hijo, tuberculosis intestinal, por lo que nunca se le brindó el tratamiento adecuado", explicó el padre de familia.

Tras 55 días en el hospital, el niño Roberto Edivaldo Gallardo Rodríguez falleció. El certificado de defunción expedido por el IMSS determinó como causa "sepsis intestinal" (infección) pero omitió el origen de ésta.
 


El padre solicitó se practicara una autopsia externa y el Servicio Médico Forense (Semefo) concluyó como causa de muerte el daño orgánico sistémico compatible con tuberculosis intestinal.

La Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed) analizó el caso y concluyó que hubo "mala praxis", pero no responsabilidad médica.

El caso, en manos del Juzgado Tercero de Distrito de Procedimientos Penales, continúa y se amplió la acción penal al director del nosocomio José de Jesús Arriaga Dávila; al director médico, Miguel Raymundo León Guzmán; a la responsable de terapia intensiva, Irma Carmela Rodríguez Rodríguez y a Rosa Elena de la Torre Gómez, quien expidió el certificado de defunción por su probable responsabilidad en los delitos de homicidio culposo derivado de la negligencia médica.

El pasado 23 de junio, la CNDH dio a conocer otro caso de inadecuada atención brindada por personal del IMSS, en donde se ocasionó “ceguera total de ambos ojos”, “daño cerebral” y “epilepsia grave”, a un bebé de 9 meses, oriundo del Estado de México.

La CNDH señaló que en este caso pudo comprobarse “la responsabilidad institucional en que incurrió su personal médico del IMSS”, por lo que, además de demandar el resarcimiento a sus padres, se inició el trámite de una averiguación previa por parte de la Procuraduría General de la República (PGR), en contra de los médicos involucrados.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos también solicitó iniciar acción penales en contra del personal médico del Centro de Salud Rural de San Felipe Jalpa de Díaz, en donde se le negó la atención a mujeres indígenas en fase de parto, lo que las orilló a dar a luz en los jardines de dichas instalaciones; e igual en contra del personal del Centro de Salud Rural del municipio de San Antonio de la Cal, que también negaron atención a una embarazada, que terminó pariendo en la vía pública.

La CNDH solicitó también a la PGR iniciar acciones penales en contra de los doctores y el personal de salud involucrados en la “inadecuada atención médica” que produjo la muerte a una niña de 1 año y medio, que presentaba cáncer, y quien falleció en el hospital general Carlos McGregor Sánchez del IMSS, en el Distrito Federal.

Por último, la CNDH el pasado 17 de junio, giró una recomendación al gobernador de Yucatán, Rolando Zapata Bello, y en el que se documenta la responsabilidad del personal de dos hospitales públicos diferentes de dicha entidad, quienes provocaron la muerte de una indígena maya con “embarazo gemelar”, así como la muerte de sus bebés en gestación.

En este caso, a la paciente no le fue brindado el medicamento requerido, no se le practicó una interrupción legal del embarazo, necesaria por su condición de alto riesgo, y tampoco se le sometió al tratamiento requerido ante los procesos infecciones que comenzaba a padecer, lo que ocasionó primero la muerte y expulsión de los bebés, y luego el fallecimiento de su madre.
 



Las protestas del #YoSoyMédico17

El 22 de junio pasado, médicos de todo el país dieron inicio a una movilización nacional en al menos 50 ciudades, en solidaridad con 16 de sus colegas que enfrentan un proceso penal por presunta negligencia en la muerte de un menor en el Hospital de Pediatría del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco a principios de 2010.
Los galenos señalan que se ha llegado a un punto en que la práctica médica se está criminalizando tras los reportes de atención inadecuada en diversos centros médicos del país.

Bajo el lema: “No somos dioses, no somos asesinos. Somos médicos”, se convocó a la movilización nacional y que dio inicio a las 9:00 horas la mañana en Querétaro, Guadalajara, Yucatán, Pachuca, Morelos, Oaxaca, Chiapas, Veracruz, Campeche, entre otras entidades.

Los médicos desfilaron vestidos con sus batas blancas y algunos con estetoscopios, mientras que en Facebook y en Twitter, cientos de usuarios se unieron a la causa en defensa de los doctores, pero también muchos han cuestionado el servicio que se otorga en las diversas clínicas del IMSS.

Miles de los manifestantes en diversos puntos del país informaban sobre cómo acontecían las protestas, así como los usuarios de la red social que apoyaron la causa.

El movimiento inició después de que el padre del menor fallecido un hospital Jalisco, publicó un video el pasado 5 de junio, donde informó sobre la decisión judicial y detalló el caso de su hijo. Dicha grabación ya cuenta con más de 160 mil reproducciones. En el video, Sergio Valente Gallardo Ramos, padre del menor, detalló que el 15 de noviembre de 2009 su hijo de 15 años de edad, ingresó al área de urgencias de Pediatría, donde durante los procesos exploratorios el personal médico le perforó los pulmones y los intestinos.

En la grabación, Gallardo Ramos dio a conocer las órdenes de aprehensión libradas por el Segundo Tribunal Unitario del tercer circuito en Jalisco contra los 16 galenos del hospital pediátrico del IMSS Jalisco. Sin embargo, en las redes sociales se le acusó de utilizar sus influencias para lograr que se dictara la orden judicial, puesto que Sergio Gallardo es parte del directivo en el Consejo Estatal contra las Adicciones, dependencia de la Secretaría de Salud de Jalisco.


“No hay infraestructura, medicamentos ni equipamiento”, denuncian médicos

Los médicos manifestantes han señalado que el deterioro constante y paulatino de los servicios públicos de salud ha mermado el presupuesto, lo cual se ha traducido en la escasez de materiales, infraestructura y medicamentos.

Los galenos y enfermeras manifestaron que las supuestas negligencias en las que han estado involucrados los Hospitales del IMSS y Centros de Salud, obedecen a la falta de interés por parte de las autoridades para equipar y darles mantenimiento a las instalaciones médicas.

El traumatólogo Carlos González Maza expuso que a los médicos “se nos está criminalizado con una tendencia política desde hace algunos años”. Dijo que en los distintos hospitales carecen de medicamentos, material de curación, sutura e insumos, y pese a ello los facultativos ponen su mayor esfuerzo para salvar vidas.

Argumentó que en horarios de ocho horas atienden entre 30 y 40 pacientes, sin contar con el material necesario, y acusó a los “políticos y jueces que, por su incapacidad para combatir la inseguridad, están criminalizando a los médicos”.

La médica Rosario Ruiz Acosta dijo que además de protestar por lo ocurrido a sus compañeros de Jalisco, sus colegas de Coahuila marcharon para reclamar mejor infraestructura y equipo de trabajo, pues en el IMSS carecen de lo indispensable para brindad un servicio eficiente.
 
 


El doctor Daniel Guevara Cruz, coordinador del movimiento médico en el estado de San Luis Potosí, dijo momentos antes de iniciar la marcha que, “los médicos siempre hemos puesto todo nuestro empeño en la atención de nuestros pacientes.”

Guevara Cruz admitió que se equivocan en sus diagnósticos, pero “somos humanos”, justificó.
“A veces nos equivocamos en los diagnósticos de los pacientes, porque somos humanos, pero nunca vamos a dañar de mala fe a quienes acuden a nosotros para prestarles atención medica”.

Por su parte, el doctor Casal Díaz, organizador del Movimiento "Yo soy 17" a nivel nacional, denunció la falta de instalaciones, equipo, instrumental, medicamentos, personal, además la sobrecarga de pacientes y de trabajo. “Trabajamos y atendemos a nuestros pacientes, la mayoría de las veces en condiciones deficientes, y tratamos de hacer lo mejor. Merecemos respeto. Nuestra profesión es la más sacrificada de todas”.

“Que vean que el Sistema de Salud no lo hacemos nosotros; en las Clínicas y Hospitales del IMSS, ISSSTE, ISSSTESON y Salubridad, trabajamos con muchísimas carencias, es un tema completo y aparte por tratar, todos ya lo conocemos y el Gobierno de los tres niveles no hace lo necesario por resolverlo”.
 
 



¿Qué es lo que quiere el movimiento #YoSoyMédico17?

Los médicos que se manifestaron a nivel nacional dieron a conocer en Guadalajara, Jalisco, el día 22 de junio, un pliego petitorio con la intención de tener un trato digno y justo para el personal de salud.

El texto fue firmado por los coordinadores del movimiento #YoSoyMédico17: el Dr. David Eugenio Sánchez Ramírez, el Dr. Julio Agustín Bueno Ledesma, y el Dr. Carlos Francisco Moreno Valencia.

He aquí sus demandas principales:
1.- Trato digno y respetuoso para todos los profesionales de la salud en el país por parte de los Agentes del Ministerio Público Federal adscritos a las diversas Delegaciones de la Procuraduría General de la República.

2.- El sigilo de las averiguaciones previas que se lleven en contra de los profesionales de la salud en las diversas Delegaciones de la Procuraduría General de la República, privilegiando la confidencialidad de los datos personales de los compañeros que, si bien se pudieran encontrar en un procedimiento de investigación, no son criminales. Los profesionales de la salud nos preparamos con el fin de proteger, promover y restaurar la salud, no para dañarla, actuamos en apego a la evidencia científica y a los recursos tecnológicos médicas disponibles.

3.- Con base en el punto anterior exigimos de todos los integrantes de las diversas Delegaciones de la Procuraduría General de la República, no se filtre ningún tipo de información a los medios de comunicación ya sean escritos o electrónicos, cuando se trate de un caso que se lleve en contra de un profesional de la salud.
 
 


4.- Ante las violaciones flagrantes a las Garantías Constitucionales como la detención ilegal de un médico en días pasados por parte de diversos Agentes de la Policía Federal Ministerial adscritos a la Delegación Jalisco de la Procuraduría General de la Republica, a pesar de que éste contaba con un Amparo otorgado por la Justicia Federal, no se respetó; por lo que exigimos una minuciosa investigación y en su caso de existir responsabilidad se castigue a quien corresponda.

5.- Se haga un apercibimiento a todos los Agentes del Ministerio Público Federal adscritos a las diversas Delegaciones de la Procuraduría General de la Republica para que se abstengan de colaborar personalmente con los denunciantes para que éstos tengan acceso a las órdenes de aprehensión y su ejecución, ya que si bien es cierto los denunciantes tienen el derecho de coadyuvar con el Ministerio Público esto no los autoriza a que vayan en los operativos de captura, incluso en vehículos oficiales, como pasó en el caso comentado en el punto que antecede.

6.- Se investigue de manera minuciosa la actuación de los peritos médicos adscritos a los Servicios Periciales de la Delegación Jalisco de la Procuraduría General de la República, que realizaron un dictamen pericial respecto de especialidades médicas de Infectología, Cuidados Intensivos Pediátricos, y Patología, sin tener los conocimientos de especialidad necesarios para tal efecto, ya que no contaban con ninguna de estas especialidades, y en caso de existir responsabilidad se castigue legalmente a quien corresponda.

7.- Exigimos a la Procuraduría General de la República, que cuando requiera de la dictaminación pericial de un acto médico de especialidad, siempre, y en todos los casos, nombre como peritos a médicos especialistas de la rama medica que el asunto amerite, a fin de contar con una opinión científica, con conocimiento y fundamento, esto en términos del artículo 226 del Código Federal de Procedimientos Penales y en su momento su colaboración para la formación del Instituto Nacional de Dictaminación Pericial, como ente autónomo para la emisión de dictámenes periciales especializados en el ámbito Federal.

 
Román Fuentes / Comunica Campeche



Esta es una opinión de los internautas, no de COMUNICAcampeche.com
No esta permitido publicar comentarios contrarios a los de las leyes mexicanas o injuriantes
Nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Avísanos de comentarios fuera de tono
Normas para comentar en COMUNICAcampeche.com