Arlequinada, deportiva y admirada
Kolinda Grabar-Kitarovic presidenta de Croacia y Emmanuel Macron, presidente de Francia celebran bajo una torrencial lluvia la final del Mundial 2018. El equipo francés se elevó con el triunfo, pero fue la presidenta de Croacia quien se llevó la gloria unánime de la celebración por su disposición deportiva al abrazar efusivamente al presidente francés a todos y cada uno de los jugadores de ambos equipos.