Ida Vitale*
Mi devoción cervantina carece de todo misterio