Alfredo Serrano Mancilla*
Grupo de Lima: la vía no democrática