f
La conspiración de los necios (II) / Emilio J. Sánchez*

El revisionismo histórico, de raíz populista, no solo puede derribar estatuas sino también trastocar nuestros valores, virar al revés lo que aprendimos en el hogar, la escuela y las matinés del domingo: en fin, robarnos la memoria.